Jaipur

Jaipur

Jaipur

Jaipur

Un juego de cartas para 2 jugadores de Sébastien Pauchon, uno de los habituales en Boulogne-Billancourt, que se presentó con relativo éxito en Essen 2009. Desde entonces está haciendo las delicias de muchos jugadores, entre los que yo me encuentro, ya que en mi opinión, estamos sin discusión, ante uno de los mejores juegos de cartas de este siglo. Es uno de mis favoritos para jugar en un bar.

COMPONENTES

Las cartas son realmente extraordinarias, bellamente ilustradas, con textura hilada, y de una calidad destacable. Además, tienen los bordes blancos, así que no debemos preocuparnos demasiado de si van a quedar marcadas las cartas.

Las fichas troqueladas para llevar buena cuenta de los bienes que se van vendiendo así como los bonus por grandes lotes de ventas son de buen cartón y bien troqueladas.

La caja, de tamaño Ciudadelas, es de un tamaño apropiado para recoger todo. Lo único que si finalmente enfundas las cartas, tendrás que desprenderte el insert de color rosa, o como yo hice recortarlo para que así quepan las cartas.

El folleto de reglas es claro y conciso. Da gusto tener manuales así. Inexplicablemente no existe una edición en español del juego, pero en BGG puedes descargarte un reglamento traducido maquetado como el original.

OBJETIVO DEL JUEGO

Tu objetivo es convertirte en el mercader personal del Mahajará, siendo más rico que tu oponente al final de cada semana (Ronda). La partida se juega al mejor de 3 Rondas, y cada una de estas finaliza cuando se agota el mazo de juego o tres montones de fichas de bienes, lo que ocurra antes.

En cada Ronda los jugadores tratan de conseguir e intercambiar bienes (telas, oro, cuero, especias, plata y gemas) de una zona central común que simula el mercado, para luego venderlos en el mismo mercado obteniendo rupias. Así que se trata de un elegante juego de compra-venta, y gestión o administración de la mano y nuestras caravanas.

A grandes rasgos esta venta se resume en conseguir sets o grupos de cartas del mismo tipo. Cuantas más cartas tenga el set mejor (lo idóneo es 3, 4 o 5). Cuando un jugador vende bienes, obtiene unos marcadores con puntos de victoria, y si además consigue una buena venta (vende 3, 4 o 5 cartas) unos puntos de victoria especiales como recompensa por colocar lotes grandes. Además, parte de la gracia del juego consiste en que el mercader que venda primero en el mercado un tipo de bien se lleva las fichas de más valor, ya que se ordenan por orden descendente (de mayor a menor), de modo que el juego es un compromiso entre vender pocos bienes para coger primero las fichas de puntuación mejores o esperar a tener un buen set para coger más fichas de golpe y recibir una cuantiosa (pero azarosa) recompensa en puntos de bonificación.

Cartas

DESARROLLO DEL JUEGO

Todo transcurre en la India, en la bella Jaipur, también conocida como la ciudad rosa, donde hay un floreciente comercio de bienes y sobresalen sus industrias de joyería y tejidos.

PREPARACIÓN

La preparación de la partida es muy rápida y sencilla. Se baraja el mazo de cartas con los bienes (telas, oro, cuero, especias, plata y gemas) y camellos. El mercado, que se coloca entre ambos jugadores, lo componen 3 cartas de camello y dos cartas aleatorias del mazo. Las fichas de bienes y las fichas de bonificación por grandes lotes de ventas se ponen a mano a un lado de la mesa. Cada jugador roba 5 cartas del mazo que será su mano de juego, y de estas pone sobre la mesa, frente a él, todos los camellos que le hayan salido de inicio y estos serán su caravana.

Los mercaderes juegan en turnos alternos. Durante su turno un jugador puede comprar bienes o vender bienes.

COMPRAR

Si decide comprar en el mercado actual tiene tres opciones: 1) comprar un único producto, 2) comprar todos los camellos o 3) intercambiar diversos bienes. En el primer y segundo caso las cartas que ha cogido del mercado se reponen por cartas del mazo, mientras que en el tercer caso, cuando toma dos o más bienes a su elección, el jugador ha de intercambiarlos y reponerlos por otros bienes de su mano o camellos de su caravana, o una combinación de ambos.

Algunos recordatorios.

  • Cuando se cogen cartas del mercado, se pueden comprar bienes o camellos, pero nunca ambos.
  • Si un mercader decide comprar camellos, ha de coger todos.
  • Nunca se puede realizar un intercambio de una única carta, al menos debe ser de 2 cartas.
  • Al final de su turno, el mercado siempre ha de tener cinco cartas, y el jugador mercader no puede tener más de 7 cartas en su mano, aunque los camellos que tenga en su caravana no cuentan para este límite.

VENDER

Por otro lado el mercader puede decidir vender. Para ello se descartará de una cantidad de cartas de su mano de un mismo bien y recibirá el mismo número de fichas de puntos del tipo adecuado. Si esta venta es de 3 o más cartas (gran venta) además el mercader además obtendrá una ficha de bonificación del montón que coincida con número de las cartas descartadas. Y por si esto fuera poco, cuando se venden los tres productos más caros (gemas, oro y plata), la venta ha de ser de un mínimo de dos cartas, mientras que en los otros bienes puedes vender, si lo desea, una única carta.

fichas

FINAL DE RONDA

Al acabar cada ronda el mercader con más camellos en su caravana recibirá una ficha de camello, valorada en 5 rupias (ojo con esto, que a veces la puntuación es tan ajustada, que puede dar la victoria).

Luego, cada jugador desvela sus fichas de puntos y bonificación y las cuentan para determinar quien es el más rico. En caso de empate, el jugador con más fichas de bonificación recibe el sello. Si permanece el empate, el jugador con más fichas de bienes recibe el Sello.

Al final de cada Ronda, el mercader más rico recibe un Sello de Excelencia.

VENCEDOR

El primer mercader que consiga dos Sellos de Excelencia, será el vencedor y se convertirá en el mercader personal del Mahajará. Si ningún jugador tiene todavía dos sellos, la partida se vuelve a preparar desde el principio y se disputa una nueva Ronda. El jugador que ha perdido la última Ronda será el jugador inicial.

Jaipur

OPINIÓN PERSONAL

En mi opinión, la principal virtud del juego, aparte de que entra por los ojos y esto ayuda bastante, es que se trata de un juego simple en cuanto reglas, pero suficientemente enriquecedor en cuanto estrategias (sin llegar a ser complejas) como para que se domine con relativa facilidad tras pocas partidas. Esto hace que haya un pique constante, y haga que cada partida se disfrute más. Además, como su duración apenas sobrepasa la media hora de juego, hace que sea para todos los públicos, y otro punto a su favor.

Aparte de saber administrar la mano (la clave del juego), la gestión y uso de los camellos es un ejercicio de equilibrio: si no tienes ninguno, tendrás un problema si quieres coger muchas cartas y tu mano está vacía. Sin embargo, si coges muchos camellos, te arriesgas a dejar un mercado muy provechoso para tu oponente. Recuerda además, que los camellos no cuentan para el límite de cartas en la mano, así que esto también es una ventaja, aprovéchate de ella. Creo que en esto precisamente radica en gran medida, el éxito o fracaso en tu partida.

Luego, el hecho de que haya tres fuentes principales de ingresos en rupias: los 3 productos más caros, las primeras fichas de cada producto y las bonificaciones por grandes lotes de ventas, hace que haya más de una manera de ganar, pero ojo, las tres son importantes, así que no descuides nunca lo que hace tu adversario, y estate ojo avizor para reaccionar si llega el caso.

PROS

  • Buenos materiales y bonitos.
  • Precio ajustado, cuesta alrededor de 20 euros.
  • Original.
  • Simple y elegante.
  • Para todos los públicos.

CONTRAS

  • La verdad, que es un juego que no le veo ninguna pega, para mi ronda la perfección.
  • El insert no permite enfundar las cartas.
  • Es revanchista, así que puede causar malos rollos conyugales.

JUEGO ONLINE

Se puede jugar al Jaipur (y a otros juegos) en boardgamearena o yucata, así que ya no tienes excusa para probarlo antes de comprarlo. Más facilidades no se puede dar.

PD. Las fotos son de BGG.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Email
Print